¿Helado en invierno? Sí

El helado no es solo un alimento de verano, que no te miren mal porque también lo puedes tomar en invierno. En COSMO os decimos los seis beneficios que tiene tomar helado en invierno.

1. Perfecto para deportistas Tras una sesión de deporte, el helado es una opción para volver a recuperar el glucógeno perdido. Sus proteínas repondrán a tus músculos los hidratos de carbono y la glucosa que has perdido. ¡Te sentirás como nueva!

2. Tienen calcio Los helados que tienen su base de leche o yogurt, cubren hasta un 15 por ciento de los requerimientos diarios de calcio. Esto se traduce en que fortalecen tus huesos y regulan la presión arterial.

 

 

 

  1. Son nutritivos Contienen fibra, lípidos, proteína, minerales y aminoácidos. También son una fuente importante de vitamina B. Debes evitar, eso sí, los que contienen altas dosis de azúcares y controlar el nivel (y el tipo) de grasa.
  2. 4. Alivia la garganta Aunque parezca mentira y pienses que el frío solo puede traerte inflamación en la garganta, ¡estás equivocada! El helado ayuda a bajar la. De hecho, los médicos lo recomiendan tras las intervenciones de anginas. Además no favorecen los resfriados, al contrario, si acostumbras a tu cuerpo al frío luego el efecto choque es menor y tienes menos probabilidades de resfriarte.
  3. 5. Reduce el riesgo de infertilidad femenina Según unos investigadores de la universidad de Harvard aseguran que el helado reduce el riesgo de infertilidad femenina ya que el consumo de lácteos enteros beneficia la ovulación.